La importancia de un dominio

Hoy día todo el mundo emprende, emprender está de “moda”, se emprende en negocios, blogs, productos… y una de las primeras acciones para dar forma a esa idea es buscar un nombre, puede que se tenga más o menos claro o por el contrario que se inviertan muchas horas en buscar el nombre perfecto para tu marca que al fin y al cabo será tu nombre de cara a tus clientes si vas a crear un negocio, a tus seguidores si piensas en un blog, Instagram, YouTube y en definitiva a todas las personas a quien te dirijas.

Para la mayoría lo primero y principal es que esa “marca” quede superbonita:

mi marca es legible, reconocible, bonita, muestra la clave del negocio, de mi imagen personal… me ha costado mucho tiempo llegar a definirla y puede que no tenga muy claro como va a ser el logotipo o los colores que definirán su identidad, pero el nombre… el nombre es perfecto.

Pues te digo que el nombre no sirve de nada si ya hay un dominio que existe y que lo tiene en su lugar, y esto es más importante de lo que parece porque ya no solo se va al traste la idea original que tenías sino que tocará pensar de nuevo en otro nombre superbonito para tu idea de negocio o de lo que sea o tendrás que «tunear» el dominio y buscar uno que lógicamente no tienda a confusión con el que ya tienen tu nombre de marca.

Si vas a emprender y lo vas a hacer bien, empieza bien desde el principio, un dominio supone unos 10 € al año y desde su compra pasará a ser de tu propiedad, dará credibilidad y afianzará la imagen de tu web, blog, negocio…